La aceptAcción

sábado, 10 de diciembre de 2016

abajoLa aceptación de nosotros mismos no ocurre mientras no hacemos lo que tenemos que hacer con nuestras “miserias personales”. Me refiero a lo que “cada uno sabe que tiene dentro de sí mismo y precisa vaciarse de ello” porque eso nos limita una y otra vez. Todo el que no se acepta, no se perdona y no se da a si mismo lo que pide a otro en sus relaciones, sabe en su fuero interno lo que debe resolver, pero hace intentos vanos de que se “resuelvan solos” sin su intervención personal. El ego nos distrae con lo externo, con cualquier cosa del mundo que nos mantenga entretenidos y por tanto pasivos o ausentes ante lo verdadero (llámese Luz, Felicidad, Divinidad, Heroicidad, Consciencia, etc). Hacemos la “vista gorda” constantemente con nosotros mismos, pero tenemos mil exigencias hacia los demás. Pedimos a los otros que nos escuchen, que cambien, que nos atiendan, entiendan y nos miren. También pedimos a los gobiernos que sean honestos, que no mientan y que tengan un propósito claro en su rumbo mientras nosotros continuamos mintiéndonos, siendo deshonestos y sin tener un propósito claro con nuestra personalidad/existencia. De esta manera continuamos mirando fuera del lugar donde está lo que deseamos encontrar: la verdadera aceptación de nosotros mismos.

Nos aceptamos, nos queremos, nos valoramos…cuando hacemos lo que tenemos que hacer en nuestras vidas, cuando nos hacemos cargo de nuestra existencia, cuando limpiamos “nuestra casa”, en vez de comprarle productos de limpieza a los demás.

Es absolutamente incómodo el camino de la aceptación honesta y verdadera porque nos exige hacer con nosotros mismos lo que “no queremos hacer”.

Nadie puede aceptarse sabiendo que se está traicionando a sí mismo.

Nadie puede quererse si no se encuentra dirigiéndose a resolver “sus temas pendientes”.

Nadie puede valorarse si no pone límites a su constante auto-desvalorización.

Nadie puede amarse si no quita de “debajo de la alfombra” todo lo que viene dejando para “después” en su vida.

El amor a sí mismo y la aceptación no es una idea superficial y romántica sino una profunda y constante actitud de mirar y quitar todo lo que nos hace sombra…tarea o Acción maravillosa que toca realizar a lo largo de todo este precioso “camino humano”.

“Lo denso de nuestra vida está allí para que miremos desde dónde se proyecta nuestra sombra, para quitarla” – Upanishads

Alicia Orfila – www.aliciaorfila.com.ar

 

Comentarios cerrados